G.U.R.I. – Andando por el Uruguay profundo, 2010


Nostalgias, amores y recuerdos cobran vida cuando uno vuelve al pago…

Las cosas están cambiando para bien, existen dificultades pero el ánimo está fortalecido, las quejas no son pocas, no obstante estamos corriendo la pereza del rancho.

De a poco la burocracia, cultura centenaria, está encontrando menos rincones en donde empollar su ineficacia. Falta empujar un poco mas pero la realidad se está transformando, en los tiempos de acá que, si bien son otros también se mueven y no precisamente hacia atrás.

La Escuela Rural uruguaya, “bastión inexpugnable”, animada por el empuje sin pausa de muchas maestras y maestros, sigue abriendo caminos en los parajes orientales que conducen al saber, a la convivencia en vecindad, a la solidaridad, al compartir lo poco que se tiene, al arraigo y la esperanza.

Salud a las maestras rurales uruguayas de buen hacer y a los maestros también.

Salud a las madres, a todas aquellas que en recónditos lugares de geografías distantes, ayudan en las escuelas donde concurren sus hijos en diferentes tareas, a las que no, no!

Salud a los hombres de campo, a todos aquellos que, inclusive con tiempos inclementes ponen el ganado a salvo, cuidan de los cultivos y hacen un esfuerzo para arreglar la escuela en donde reciben enseñanza sus hijos, a los que no, no!

Salud a la llegada del Plan Ceibal, si bien en algunos lugares no existe cobertura de Internet, llegó con su democratizador sistema instalándose definitivamente, para que las niñas y niños del interior transiten por nuevos caminos hacia el conocimiento.

No se puede ser solidario solo en caso de catástrofe y/o situaciones límites; muchas Escuelas Rurales uruguayas siguen necesitando de ayuda y sus maestras/os de apoyo. Sus carencias están dictadas por las enormes distancias de centros poblados, caminos en malas condiciones, arroyos que no dan paso en épocas de lluvia, pobladores de muy bajos ingresos, lo que hace que se encuentren en zonas de contexto socio económico crítico.

Cuando hacemos entrega de juegos o material didáctico en una Escuela Rural, la experiencia de vida que significa el ser partícipe de la alegría y alborozo de los niños y el recibir el agradecimiento de maestras/os y padres de alumnos para con toda la colectividad uruguaya y latinoamericana residentes en Australia es indescriptible.

Reconforta el comprobar que nuestro compromiso solidario asiste a quien realmente lo necesita, nos compromete en el esfuerzo, contribuye al cambio y nos une.

José Luis Barreto (Coordinador de Maestros Rurales de Cerro Largo)y Wilson Fernandez (Dir.Departamental)

Edith Moraes (Directora Gral. del CEIP),Ma Ines Gil (Consejera del CEIP)

Wilson Fernandez y Ma Ines Gil

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: