G.U.R.I. en Tacuarembó – solidaridad personalizada


Cuando decidimos ayudar adquirimos un compromiso, en el cumplimiento de nuestro cometido van implícitos los conceptos de responsabilidad, trabajo y dedicación.

El contacto personal con los escolares, maestras y maestros, ayudantes y padres de alumnos nos trasmite una realidad de afectos y carencias, de vocación y sacrificio, de entrega y empuje en el aislamiento de una campaña fértil pero desolada.

Emociones, alegrías, desconcierto, ternura, agradecimiento y un profundo cariño, nos recibieron en cada Escuela Rural que visitamos en nuestros primeros 1.980 Km. de recorrido. Cerros, quebradas, caminos polvorientos, picadas, llanuras, viejos puentes de madera y estaciones de trenes abandonadas fueron testigos de nuestro quehacer solidario.

El rubro de Primaria no alcanza!, escuchamos en mas de una oportunidad, razón por la cual no hay suficiente gas para terminar el mes, falta dinero para pagar el teléfono, no se puede reparar la Bomba de Agua, no se pueden reponer los vidrios rotos, falta dinero para pintura, los juegos didácticos son prácticamente inexistentes, la reparación de techos y cielorrasos debe postergarse y un largo etcétera, cuanto mas lejos de los centros poblados, mayores son las carencias y dificultades.

Amigos de G.U.R.I., gentes e instituciones sin fines de lucro, hay que poner el hombro! El derecho a una educación laica, gratuita y obligatoria de los niños y la autentica vocación de los Maestros necesita del apoyo incondicional de todos aquellos con actitud de servicio; nadie nos llama, pero nos necesitan…

Walter Martinez, Public Officer, GURI Inc.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: